Es muy común en personas infectadas por el virus del sida tener unas manchas de color café o de color purpura en cualquier parte del cuerpo, sobre todo se nota en personas de raza blanca y se denominan manchas Sarcoma Kapossi, que no es otra cosa que las manchas del virus herpes, no causan dolor al paciente pero hace falta tener el síndrome de inmunodeficiencia para tener dichas manchas pues en un sistema inmune sano no ocurren.

Por ello, para diagnosticar si una persona tiene el sida, la localización de estas manchas es una buena señal de que da positivo. Por lo general una persona sin defensas acoge todo tipo de enfermedades que son visibles para la piel, desde infecciones causadas por virus, por bacterias y por hongos. Por ejemplo Foliculitis, angiomatosis bacilar, bartonella, sifilis, el herpes antes citado, la varicela, el cytomegalovirus humano, el molluscum contagiosum, el papiloma, la esporotricosis, aspergilosis, toxoplasmosis, sarna o escabiosis, el sarcoma de kaposi, dermatitis seborreica, psoriasis….

Cada una de estas enfermedades desencadena efectos visibles en la piel de los pacientes, con manchas de todo tipo. Por ello, conviene que ante la posibilidad de sospecha de ser portador del VIH se acuda a un centro de diagnostico lo antes posible con el fin de evitar contagios y comenzar un tratamiento.